¿Qué es Blockchain?

Es muy probable que tu primer contacto con este mundo fuese por mera curiosidad y un claro objetivo lucrativo, pero seguramente ya te has dado cuenta de que detrás de Bitcoin hay todo un universo por explorar.

¿Cuántas veces has intentado explicarle a alguien en qué consisten las criptomonedas o el blockchain y han desistido al escucharte? Pues bien, siempre hay gente que se interesa y se adapta mucho antes a los avances tecnológicos que el resto y eso puede conllevarte ciertas ventajas.

Teoría de la difusión de las innovaciones

Puede que el precio de bitcoin esté alto, puede que caiga, o puede que no. Puede que siga subiendo todavía, pero lo que nadie podrá negar, es la increíble tecnología que hay detrás; blockchain. Y la buena noticia es que acaba de empezar. Si nos basáramos en la “Teoría de la difusión de las innovaciones” de Rogers, creo que no erraríamos mucho si situáramos blockchain en la fase más inicial. Por lo que, podríamos decir que la mayoría de gente que se está viendo involucrada en esta nueva tecnología, son innovadores, una fase incluso anterior a la de los “early adopters.

Entender cómo funcionan bitcoin, blockchain y las criptomonedas puede llegar a ser un proceso largo y algo complejo para la gran parte de la población que no está familiarizada con estos novedosos conceptos e, incluso si lo estás, sigue siendo difícil de entender si no eres un experto en el campo. Sin embargo, utilizamos a diario nuestro teléfono móvil, vemos la televisión y conducimos coches confiando plenamente en su funcionamiento sin conocer su mecánica con exactitud. Están ahí, nos facilitan la vida y nos aprovechamos de ello.

Si todavía se desconfía de las criptomonedas como el futuro de los sistemas de pago y del blockchain como la invención tecnológica más valiosa del momento es por esta misma razón, el mundo tiene que habituarse y comprender la cantidad de maneras en las que puede ayudar a construir una sociedad nueva y mejorada.

Es muy común escuchar que todo lo que envuelve a este sector es un ‘fraude’ o de dudosa legalidad y esto se debe, generalmente, a la desinformación. Si bien es cierto que un Bitcoin carece de valor intrínseco, sin una autoridad o gobierno que lo respalde y puede parecer poco sólido, tampoco un billete de 50€ tiene más valor que el que se ha decidido atribuirle (dejando de ser un pedazo de papel tintado). Pero en eso mismo se basa la riqueza del blockchain, la descentralización.

¿Cómo entendemos el blockchain y cómo podemos aplicarlo? Debemos entenderlo, tal cual describe la palabra, como una cadena de bloques, pública y anónima, a través de la cual podemos realizar cualquier tipo de transacción verificada por diversos ‘nodos’ u ordenadores que se sincronizan y confirman cada operación para garantizar su validez y seguridad. Esta tecnología nos permite crear registros totalmente descentralizados e inalterables y tiene infinitas aplicaciones, desde transacciones financieras hasta llegar a controlar la cadena de suministros de la industria alimenticia.

La seguridad pasa a ser uno de los puntos claves de este sistema ya que, sin seguridad, no hay confianza. Estamos demasiado acostumbrados a relacionar esta confianza con la idea de una institución que nos asegura nuestra tranquilidad pero, quién nos va a dar más seguridad que nosotros mismos?

Mientras las cadenas de bloques muestran avances en su tecnología a diario, numerosas empresas ya incluyen esta iniciativa en sus proyectos. Las principales ventajas del procedimiento ‘peer to peer’ (de igual a igual) es que las transacciones se completan de usuario a usuario y quedan directamente plasmadas en el sistema sin terceros involucrados. De esta manera se ahorra tiempo, dinero y papeleo innecesario, con una seguridad implementada gracias a la naturaleza encriptada del blockchain.

A partir del 2016 hemos podido observar cómo los sistemas de cadena de bloques y las criptomonedas han ido distanciando sus caminos y progresando con objetivos distintos. Las criptodivisas son, claramente, la cara más atractiva del ‘criptomundo’ siendo un mercado en auge y pleno crecimiento, con una capitalización más que relevante. Sin embargo, muchas empresas han decidido concentrarse exclusivamente en el blockchain para desarrollarlo y extender su uso. Podemos poner el ejemplo de Hyperledger, una plataforma especializada únicamente en promover e incubar proyectos basados en esta tecnología para mejorar el rendimiento del comercio internacional, la industria sanitaria y las cadenas de suministros.

Pero, los usos del blockchain no solo son aplicables a nivel global, sino que puede ser una herramienta vital para industrias tan cercanas a nosotros como la del retail o la música. Este es el caso de Revelator, una compañía israelí encargada de gestionar producciones musicales que pretende utilizar la cadena de bloques para tramitar todas las transacciones de derechos de autor y propiedad intelectual directamente a los músicos sin intermediarios. De esta manera, los artistas tendrían la oportunidad de conectar con su audiencia pudiendo recibir recompensas instantáneas a través de contratos inteligentes.

Del mismo modo, empresas como Everledger emplean el blockchain para crear un registro de propiedad de diamantes, ofreciendo una garantía y descartando piedras conflictivas o gemas robadas.

También existen proyectos más ambiciosos e interesantes como el de Blockstack, cuyo objetivo es descentralizar nada más y nada menos que el Internet con su nuevo buscador.

En ningún momento debemos confundir la aplicación de este sistema con un movimiento anarquista o radical, sino como una herramienta que puede ayudar a mejorar una sociedad con un gen un tanto autodestructivo que está causando un desequilibrio cada día mayor en la población mundial.

Aunque todavía falta mucho por aprender, si te has sentido atraído por estos nuevos conceptos, estás yendo un paso por delante del resto del mundo y has pasado a formar parte de una comunidad que mira hacia un futuro mejor.

¿Qué es blockchain? parte 2

¡Comparte con tus amigos!

2 respuesta a “¿Qué es Blockchain?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *