IOTA: más allá de blockchain

¿Alguna vez has tenido que esperar horas para la confirmación de una transacción? ¿Por qué las comisiones de las criptomonedas como Bitcoin son cada vez más altas? ¿Tiene sentido enviar 3€ en una transacción y tener que pagar diez veces más en comisiones? ¿Cómo es posible que una tecnología tan innovadora sea tan ineficiente en términos energéticos? Éstas son algunas preguntas que surgen cuando uno quiere vislumbrar el futuro de las criptomonedas, pero no te preocupes, hay una criptomoneda que dice tener todas las respuestas, se llama IOTA.

IOTA es una criptomoneda que se encuentra en la séptima posición del ranking por capitalización. Actualmente, el precio de IOTA es de 3,42 dólares y tiene una capitalización de mercado de 9,5 billones de dólares.

Ranking IOTA según Coinmarketcap. (28 diciembre 2017)

 

¿Qué pasa con la tecnología blockchain?

Empezamos con lo primero, IOTA no es blockchain, se basa en una tecnología diferente, aunque parecida; el Tangle. Como sabrás, una red blockchain se basa en un conjunto de bloques que guardan cierta información sobre las transacciones que han ocurrido. Estos bloques están ordenados en el tiempo y requieren de una infraestructura de mineros (con su correspondiente poder computacional y recursos energéticos) para validarlos y añadirlos a la cadena. Todo esto tiene las siguientes implicaciones cuando se usa a gran escala:

  • La red se colapsa: Cada red blockchain tiene predefinido un número de transacciones por segundo que puede asumir (tps), cuando este número se supera, las transacciones quedan pendientes de validar (¡y pueden tardar muchas horas!). Para poner un par de ejemplos, en el momento de escribir el artículo, Bitcoin tiene más de 200.000 transacciones pendientes (habiendo llegado a superar con creces este número más de una vez). La red de Ethereum también se ha colapsado un número significativo de veces a lo largo de 2017 impidiendo su uso debido, en gran parte, al boom de algunas ICOs.
  • Las comisiones se disparan: Cuando hay tantas transacciones pendientes, la gente esta dispuesta a pagar más para que la transacción no quede sin confirmar o pase por delante de otras en su confirmación, llegando a ver en algunos casos, comisiones de más de 50 €.
  • El consumo eléctrico es desproporcionado: La mayoría de blockchains se basan en el llamado POW (Proof of Work), un mecanismo que, a grandes rasgos, proporciona seguridad a la red y reparte equitativamente las recompensas de las comisiones entre los mineros. Este POW se traduce en un consumo exorbitado de energía eléctrica, en caso de Bitcoin consume más electricidad que 159 países del mundo. Cabe destacar que algunas utilizan el POS (Proof of Stake) o se están planteando cambiar hacia él, escribiremos sobre ello más adelante.

Con todo esto no se quiere decir que blockchain no sea una opción para el futuro, todo lo contrario, la tecnología blockchain ayudará en muchos ámbitos de aplicación a un gran número de empresas y corporaciones a solucionar problemas actuales. Blockchain es una tecnología con un futuro brillante, pero quizás no es la más adecuada para el mercado al que se dirigen criptomonedas como IOTA.

Podríamos seguir con algunas de las dificultades que tienen algunas criptos para gestionar el mass adoption que está por venir, pero hoy toca hablar de IOTA.

 

¿Qué es IOTA?

IOTA es una criptomoneda nacida en 2014 y creada en 2015 por un equipo de 4 personas con un background muy sólido en Blockhain, criptomonedas, proyectos de descentralización, etc. Sus creadores, David Sønstebø, Dominik Schiener, Serguei Popov y Sergey Ivancheglo se dieron cuenta de que, si realmente todo el mundo tiene que utilizar las criptomonedas, no había ninguna solución escalable que permitiese grandes volúmenes de gente y transacciones ocurriendo al mismo tiempo. Sabían que, en el futuro, los datos tendrán un rol muy importante y estos se llegarán a intercambiar por dinero. Usando las soluciones disponibles en aquel momento era impensable creer que se pudiesen hacer mircopayments (1 céntimo o incluso menos) por culpa de las comisiones.

Intentaron alinear su visión de futuro y el potencial del Internet of Things (IoT) (dónde se estima que para 2025 habrá millones de dispositivos conectados, por lo tanto, será necesario una plataforma que soporte todas estas conexiones y permita enviar y recibir valor por la red) para crear una nueva criptomoneda. No sólo las personas utilizaran la moneda para intercambiar valor sino también las máquinas entre ellas. En este contexto nació IOTA, una solución a todos estos problemas y a medida para el IoT.

 

¿En qué consiste?

IOTA es una criptomoneda basada en DLT (Distributed Ledger Technology). Utiliza la tecnología DAG (Directed Acyclic Graph) llamada ‘Tangle’.

IOTA Tangle

 

Parece complicado, pero a grandes rasgos lo podemos explicar de la siguiente manera: las tecnologías blockchain se basan en los mineros para validar las transacciones, en el caso de IOTA, cada transacción efectuada validará aleatoriamente dos transacciones anteriores. Repetimos, como no es necesario tener una red de mineros validando transacciones, no existe un cuello de botella por el cual se acumulen transacciones por validar. El hecho de que una nueva transacción tenga que validar dos transacciones efectuadas antes, promete una escalabilidad en el uso del ‘Tangle’ sólo limitada por las leyes de la física. No vamos a entrar muy a fondo en la tecnología de IOTA, sin embargo, comentar que en el proceso de validación hay involucrado un pequeño POW, éste es tan reducido que no se puede comparar con el de ninguna otra criptomoneda.

Ahora presentaremos los principales Key Points de esta criptomoneda:

  • Escalable: De la forma en la que se ha creado esta moneda, contra más gente/transacciones vaya utilizando la red, más rápido irá. Por lo tanto, esta moneda tiene el potencial de crecer hasta dónde quiera, pudiendo incluso llegando a superar a Visa, Paypal y otras grandes corporaciones del mundo fintech. Se han hecho pruebas satisfactorias llegando a superar las 1000 tps.
  • Feeless: Nunca tendrás que pagar nada por hacer transacciones con esta moneda, no hay comisiones. Esta característica abre un mundo nuevo de posibilidades en el concepto de transmisión de valor, ya que da el primer paso para poder efectuar los micropayments y crear un nuevo modelo económico dónde no sólo las personas participan, sino también las máquinas. ¡Se podría llegar a pagar hasta por segundo escuchado de una canción!
  • Quantum Resistant: Esta moneda está diseñada para ser resistente a los ordenadores quánticos. Ahora mismo no están en el mercado, pero van a llegar antes de lo que la gente se espera y, entonces, todas las otras blockchains que no lo sean, perderán cualquier tipo de seguridad y antihackeo que tengan.
  • Rápida: Esta moneda permitirá, cuando esté en pleno rendimiento, transacciones casi instantáneas. Esto en un avance enorme ya que por ejemplo con las otras blockchains puedes llegar a esperar incluso días para que se efectúe una transacción. Este concepto abre muchas puertas a la hora de implementar la moneda y que esta sea usable en el día a día.
Comparativa de máximas transacciones por segundo (tps) de varias criptomonedas.

 

La rapidez de IOTA está probada hasta cierto punto, pero tiene un gran potencial.

Estos son los grandes puntos fuertes de esta criptomoneda, hay muchos más, y si te interesa vamos a seguir escribiendo sobre ella.

 

Limitaciones y polémica

Hoy en día, el Tangle sigue en constante evolución. Podríamos decir que está en fase beta. Las transacciones y sus confirmaciones no son tan rápidas como teóricamente deberían ser y como el uso de la red no está muy extendido, se tiene que usar una herramienta llamada Coordinator. El Coordinator es una solución que crearon los fundadores de IOTA para evitar el 34% attack. En un tiempo lo abrirán a Open Source y en un futuro próximo desaparecerá, por este motivo hay gente que aún clama que IOTA no es descentralizada, pero en realidad se trata de una solución temporal.

También se está generando algo de ruido debido a la forma que tienen los fundadores de reaccionar ante la prensa u otros líderes de opinión que ponen en evidencia ciertas limitaciones de IOTA. Han recibido muchas críticas por sus formas y por faltar al respeto en repetidas ocasiones. En su defensa, cabe aclarar que, en estos últimos meses, IOTA ha multiplicado mucho su valor y por ello ha recibido mucha atención y, con ello, también muchas críticas sin fundamentos del todo claros, por este motivo los responsables de IOTA han tomado una actitud quizá algo más reactiva de lo normal.

Por lo tanto, insistimos en decir que IOTA aún está en su infancia, en fase totalmente beta. Todo lo que claman los fundadores no está probado y existen muchos riesgos. Estos aspectos se deben tener en cuenta a la hora de entender esta moneda, aunque en el próximo año 2018 se esperan mejoras en todos los aspectos comentados.

 

El futuro de IOTA

IOTA es la única criptomoneda que esta actualmente regulada, se ha creado una fundación sin ánimo de lucro para respaldarla y poder incorporar a todos los profesionales necesarios para desarrollar todo su potencial. Es muy importante destacar que tiene esta base legal, ya que casi ninguna de las otras criptomonedas la tiene.

A finales de 2017 se ha presentado un Data Marketplace en el cual, tanto grandes compañías, cómo individuales, pueden comprar y vender datos de sensores con IOTAs en todo el mundo. Es el primer proyecto de estas características en el mundo y hay grandes participantes como Bosch, Volkswagen, Accenture, etc. Éste es el enlace de presentación.

Hoy en día, la moneda está siendo sometida a muchos cambios, los cuales la acercan cada vez más a su última versión, y más y más compañías se están fijando en esta criptomoneda que realmente puede ser el Backbone del IOT, tal como ellos claman. Sin ir más lejos, el Venture Capital Robert Bosch ha sacado una nota de prensa explicando que han invertido en IOTA para poder desarrollar nuevos modelos de negocio en un futuro. Esta noticia, es una de las más grandes en el mundo de las criptomonedas. No hay ningún precedente (o lo desconocemos) de ninguna gran compañía que haya comprado tokens de otra criptomoneda, por lo tanto, es una apuesta de futuro por parte de una de las mayores multinacionales tecnológicas del mundo por una moneda y su estructura.

Hay muchas cosas interesantes a comentar sobre IOTA, como que sólo ésta y Ethereum están en StackExchange, una plataforma que facilita enormemente el desarrollo de nuevas soluciones y proyectos encima de las criptomonedas. Como decimos, todo parece apuntar a que, en los próximos meses, oiremos hablar mucho más de IOTA.

 

¿Dónde comprar IOTA?

Puedes comprar IOTA en algunos exchanges importantes como Bitfinex, Binance o Coinone. Bitfinex es de los más grandes, pero recientemente han limitado la entrada de nuevos usuarios debido al exceso de registros, por lo que nuestra recomendación sería comprar IOTA a través de Binance. Es muy probable que durante 2018 aparezcan muchos más exchanges para comprar esta moneda y que pueda llegar al mass adoption. La mejor forma de comprar IOTA, es comprar otra moneda como Bictoin, Ethereum o Litecoin a través de Coinbase, transferirlo a Binance y comprar IOTA allí mediante Bitcoin o Ethereum. Destacar que, actualmente, sólo existen los pares IOTA/BTC y IOTA/ETH en Binance, por lo que si ya tienes Litecoin u otras criptomonedas, deberás pasarlas primero a Bitcoin o Ethereum.

Te recordamos que la inversión en criptmonedas es muy arriesgada. No inviertas nunca más capital del que estés dispuesto a perder. Antes de invertir dinero real, puedes probar con nuestro simulador. Pruébalo aquí de manera gratuita.

Existe también una wallet oficial para guardar IOTA, y aunque se pueden almacenar en un exchange, no es nada recomendable, ya que estás sujeto a sus políticas y es susceptible de ser hackeado o pueden llegar a bloquear tu cuenta en el momento más inesperado. Por este motivo recomendamos siempre usar la wallet oficial de IOTA, aunque es algo más compleja que el resto. Se puede encontrar información en su blog pero te dejamos a continuación un tutorial que explica paso a paso como usarla.

Tutorial para instalar la wallet oficial de IOTA:

 

Recursos

StackExchange: Uno de los recursos online más potentes para desarrolladores y usuarios de IOTA. Hay preguntas y respuestas y se suelen generan muchas sinergias.

Blog: Blog oficial de IOTA dónde se puede encontrar la información más relevante, notas de prensa, eventos importantes, etc.

Slack: Es de los más grandes del espacio cripto. Tiene más de 42.000 usuarios. Es una herramienta muy útil para hablar con otros usuarios de IOTA, resolver problemas y mantenerse al día de las últimas noticias. También están los fundadores y pese a tener más de 42.000 usuarios, actualmente requiere invitación.

Ecosystem Fund: Fondo de inversión de IOTA que pretende proporcionar los recursos necesarios para crear proyectos encima de esta tecnología.

Twitter: Cuenta oficial de Twitter de IOTA. Hay muchas más que pueden ser un buen recurso para el usuario, como las de los fundadores, los cuales suelen ser bastante activos en esta red social y pueden provocar subidas o bajadas de precio con simples tuits debido al gran impacto que suelen provocar.

Si consideras que nos hemos dejado algo importante o que hay algo erróneo, por favor, escríbenos para que podamos mejorar.

Hemos hablado ya de Bitcoin, NEO y ahora IOTA. Nos gustaría hablar con detalle de todas las criptomonedas que tengan potencial. Si te interesa que hablemos de alguna en particular, puedes dejarnos un comentario con tus preferencias o escribirnos por email o slack y lo miraremos.

 

¡Comparte con tus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *