Bitcoin ¿un futuro viable?

Solemos ser muy optimistas con Bitcoin, blockchain y las criptomonedas en general. Y la verdad es que seguimos y seguiremos siéndolo a largo plazo, pero también nos interesa saber cuáles son los retos que hay por delante y los puntos débiles de esta nueva tecnología, y no solo quedarnos con las bondades y perdernos una parte importante del aprendizaje. Por ello, hoy escribimos un artículo algo distinto.

Tanto si eres nuevo como si llevas tiempo en el mundo de las criptomonedas, te habrás preguntado alguna vez hasta dónde puede llegar este mercado o qué futuro les deparará a Bitcoin y a las más de 1500 criptomonedas que existen en la actualidad. ¿Es viable un futuro en el que todo el mundo tenga y utilice Bitcoin? ¿Sería física y tecnológicamente posible? ¿Podría Bitcoin convertirse en la gran y única moneda? Para contestar a esta pregunta tendríamos que analizar algunos datos sobre las transacciones globales que se realizan día a día.

Actualmente, el número de transacciones digitales (sin dinero en efectivo) es, aproximadamente, de 522.000 millones por año. Una cifra que va aumentando cada día en relación al aumento de la población y el mayor acceso a recursos financieros de países todavía en crecimiento. Por lo tanto, el primer reto de Bitcoin y blockchain en general, sería crecer hasta poder proporcionar un servicio sin bloquearse.

Para hacernos una idea, estas cifras se trasladarían a 9.722.220 transacciones cada 10 minutos (la media de tiempo que se necesita para incluir una transacción en un bloque) ¿Cuántos recursos necesitaría la cadena de bloques para seguir funcionando con normalidad? Asumiendo que cada transacción sigue siendo del mismo tamaño, unos 250 bytes, significará que cada bloque contendrá alrededor de 2,4 gigabytes de información, 350 GB al día y 127 terabytes al año. Sin saber demasiado sobre tecnología, cualquiera puede intuir que suena a algo inmenso.

Recordemos que la cadena de bloques que Bitcoin utiliza funciona a través de nodos, y estos nodos requieren energía para seguir trabajando y procesando transacciones, sin olvidar que esa energía también tiene un coste.

No solamente tendría que aumentar el número de nodos si no también su capacidad y consumo.

 

 

En esta imagen podemos observar la distribución actual aproximada de estos nodos alrededor del mundo, nodos que tendrían que aumentar su capacidad exageradamente encareciendo cada vez más el coste por transacción.

¿Seguiría siendo más eficaz y económico que las transacciones que realizamos actualmente con servicios centralizados de nuestro sistema bancario? Claramente, para ser competente, todavía hay mucho por trabajar, investigar y optimizar en el campo de blockchain. También es muy probable que para el momento en el que este mercado crezca de esa manera, el precio de la tecnología sea mucho más bajo, cuotas por transacción más bajas y por lo tanto, más factible.

Podemos concluir en que el camino hacia un mundo 100% descentralizado todavía queda lejos y puede que se llegue a él o no, pero esta es una tecnología revolucionaria que no desaparecerá, pero tendrá que ir adaptándose para encontrar su sitio en el mundo.

De todos modos, todavía hay mucha incertidumbre sobre el tema y Bitcoin sigue y seguirá a la cabeza de las criptomonedas, ya sea tomada como un mero juego o como una inversión a largo plazo.

Definitivamente, el volátil valor de esta criptomoneda no ayuda a que se estabilice como un método de pago universal, así que estamos viviendo una época en la que un gran porcentaje de las personas que poseen Bitcoin no van a realizar transacciones con él.

 

Éste se ha convertido en uno de los grandes problemas a la hora de establecer una confianza en Bitcoin y en su valor real. Se han oído demasiadas historias de gente que ha ganado millones y gente que ha perdido aún más.

Existen muchos perfiles de inversores en el mercado de las criptomonedas: los que han confiado en la tecnología y las poseen desde hace tiempo y las conservan para el largo plazo, los que compraron en el pico más alto, están perdiendo dinero y han dejado de creer en ellas, los que todavía están esperando a que baje ‘un poquito más’ para hacer un buen negocio en cuanto suba, etc.

Seas del tipo que seas, lo que está claro es que en este momento sólo podemos esperar para ver qué cambios y valor puede aportar realmente Bitcoin o blockchain a nuestra sociedad.

¡Comparte con tus amigos!

Una respuesta a “Bitcoin ¿un futuro viable?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *